GOOD WILL HUNTING: 5 razones y curiosidades para volver a verla.

Good Will Hunting (conocida como En busca del destinoEl Indomable Will Hunting, o Mente indomable en español) es una película que se convirtió en un ícono para mucha gente si se tiene en cuenta su poco éxito en las taquillas en contraste con lo aclamada que fue por la crítica.

Dirigida por Gus Van Sant y ambientada en Boston, sigue la historia de Will Hunting (Matt Damon) un joven de 20 años que trabaja como personal de limpieza en el M.I.T. (Instituto de Tecnología de Massachusetts), donde el profesor Gerald Lambeau (Stellan Skarsgård) descubre que tiene una mente superdotada a pesar de llevar una vida sin futuro, replata de traumas emocionales y episodios de violencia.

Uno de los aspectos más recordados de la cinta es la relación entre Will y su psicólogo, Sean Maguire, interpretado por Robin Williams, que dejó una de las actuaciones más memorables de su carrera.

#1 Para los amantes de Gus Van Sant

El director de películas como Drugstore Cowboy, My own private Idaho, Elephant y Milk, fue elegido por los propios Matt Damon y Ben Affleck, quienes escribieron el guión y protagonizaron la película.

Originalmente, Affleck le preguntó a Kevin Smith si estaría interesado en dirigir la película. Smith declinó la oferta, diciendo que él sólo dirigía los guiones que él mismo escribía y no era muy buen director visual. Entonces, el dúo optó por Van Sant, cuyos trabajos anteriores habían dejado una impresión favorable en los incipientes guionistas.

En Good Will Hunting, Van Sant convirtió cada plano de la película en un cuadro, una composición visual pautada por su iluminación y manejo de los colores y filtros para transmitir un estado entre lo depresivo y lo rebelde, ambientado en un contexto urbano en continuo movimiento, pero que a la vez se equilibra por los entornos cerrados y de carácter personal.

#2 Obtuvo 9 nominaciones al Oscar

Al arrasar positivamente en el plano de las críticas, la cinta obtuvo 9 nominaciones en los Premios Oscar de 1997, de los cuales se hizo con dos: Mejor Guión para Damon y Affleck, y Mejor Actor de Reparto para Robin Williams.

También competía para Mejor Película, Mejor Director, Mejor Actriz de Repoarto -para Minnie Driver-, Mejor Actor -para Matt Damon-, Mejor banda sonora -para Danny Elfman-, Mejor Montaje y Mejor canción original -“Miss Misery”-.

#3 Robin Williams

El personaje de Sean Maguire, el terapeuta que acepta tratar a Will, no sólo le dio el Oscar a Williams, sino que también es considerado uno de los mejores papeles del actor, que a pesar de haber sido relacionado con la comedia entregó un papel dramático complejo.

No es una composición esquemáatica; se trata de una figura inteligente, locuaz, contenedora y sensible pero desde un primer momento se expone que Sean tiene sus propios problemas con los que lidiar y la presencia impuesta y un tanto agresiva de Will indirectamente lo perturba pero a la vez le recuerda aspectos de su propia persona. Esa reacción puede considerarse como un instinto paternal, pero con el desarrollo de la historia no se vuelve un “padre”, sino un amigo y un maestro para Will. Siempre con una honestidad brutal.

#4 Es el esfuerzo de dos jóvenes abriéndose paso en la Industria

El guión escrito por Damon y Affleck no hubiera sido lo que fue sin la ayuda de varias personas.

Si bien la película fue producida por Miramax, el proceso del guión se debe principalmente a Rob Reiner, el presidente del estudio Castle Rock Entertainment con quien Affleck y Damon iniciaron charlas para hacer el filme. Reiner les recomendó que le dieran un tono más dramático a la historia –la cual estaba planteada en su bosquejo inicial como un thriller–, y le pidió consejo al novelista y guionista William Goldman, para que diera su opinión. Goldman concordó con Reiner en la idea de convertirla en un drama romántico, pero reconoce que su aporte fue mínimo.

Como Castle Rock no quería que Damon y Affleck sean los protagonistas, Kevin Smith –amigo y colaborador de Affleck– llevó el guion a Miramax, donde se acordó su rol protagónico y el crédito como guionistas.

#5 Existió un “Will Hunting” en la vida real

Will Hunting sólo fue un personaje de película, pero en la vida real existió un genio que floreció en Boston a principios del siglo XX y que fue estudiante notable en Harvard y el MIT. Su nombre fue William James Siddis y su coeficiente intelectual era superior a 250 puntos. Su padrino, el destacado filósofo y psicólogo William James, en cuyo honor se le nombró así, afirmó que era el más grande prodigio de todos los tiempos.

La elevada inteligencia de William suscitó la más intensa ambivalencia entre sus contemporáneos. Se le admiraba pero también se le veía como fenómeno. La prensa, particularmente la sensacionalista, lo acosaba todo el tiempo y exageraba en sus peculiaridades y manías. Un importante periódico sacó un reportaje sobre el promisorio niño prodigio de 1909 que acabó convertido en 1924 en un insignificante empleado de oficina en Nueva York que apenas ganaba 23 dólares a la semana. William respondió que quería vivir una vida perfecta lo que a su juicio significaba vivir en aislamiento para poder pensar y además en estado de celibato porque juzgaba que las mujeres por su frivolidad obstaculizaban el trabajo intelectual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: