CRÍTICA: "El regreso de Mary Poppins" (2018) de Rob Marshall

mary_poppins_returns
Título original: Mary Poppins Returns
Director: Rob Marshall
Cast: Emily Blunt, Lin-Manuel Miranda, Ben Whishaw, Emily Mortimer, Colin Firth, Meryl Streep, Dick Van Dyke
País: Estados Unidos
Año: 2018
Duración: 130 minutos

Una Emily Blunt increíble en una secuela que nadie esperaba
“Mary Poppins”, dirigida por Robert Stevenson en 1964, supuso una obra cumbre en la carrera de Walt Disney, quien tardó casi tres décadas en llevarla a la pantalla grande tras convencer a la autora de las novelas, Pamela Lyndon Travers. La película, protagonizada por una monumental Julie Andrews y un entrañable Dick Van Dyke, fue nominada a 13 premios de la Academia, de los cuales se hizo con cinco. Además, significó ser la única de las cintas de Disney en conseguir una nominación al Oscar a la Mejor Película durante su vida.
Ahora, 54 años después de la original, la compañía del ratón decidió lanzar esta secuela que sucede espiritualmente a la original, y que, más que una continuación, parece un remake de su antecesora. Dirigida por el experimentado Rob Marshall (“Chicago”, “Nine”, “Into the Woods”), “El Regreso de Mary Poppins” se sitúa en Londres en los años ´30, durante la época de la Gran Depresión. Ahora, los hermanos Michael (Ben Whishow) y Jane Banks (Emily Mortimer), personajes que conocimos como niños en la cinta original, viven juntos con los tres hijos de Michael y su sirvienta Ellen (Julie Walters) en Cherry Tree Lane. Luego de tener que afrontar una dura pérdida personal y la agobiante situación económica, reciben la visita de la niñera mágica Mary Poppins, quien les traerá la alegría y la fantasía que les falta en sus vidas.
La película reboza de encanto y magia, pero cabe preguntarse por qué llega esta secuela 54 años después. Ya sea por una maniobra puramente comercial de Disney (como viene haciendo hace tiempo) o como un producto para ofrecer a una nueva generación de espectadores. A diferencia de la original, esta cinta tiene un estilo quizá más teatral. Por otro lado, no existen grandes números destacados, como los que acontecían en la primera con la archiconocida “Supercalifracilsticoespialidoso” o “Chim Chimenea”. Aquí se dan una sucesión de partes musicales que se presentan de manera rápida e inconexa, pero reconozcámoslo, también efectivas y muy bellas gracias a la mano de Marshall.
Otro de los problemas que podía llegar a tener “El regreso de Mary Poppins” era el recuerdo tan arraigado que dejó su otro protagonista, Julie Andrews. Pero Emily Blunt se hace cargo del paraguas y la valija, y brinda un trabajo espectacular que hace brillar la película. El hecho de que la niñera se demore en aparecer en pantalla da la oportunidad a conocer mejor a los otros personajes, como el farolero Jack -fascinante Lin-Manuel Miranda-, y los niños: Annabel, Georgie y John (que hacen un gran trabajo). Otro de los puntos positivos fue optar por la animación tradicional, algo que Disney no realizaba hace mucho tiempo.
En definitiva, un trabajo que despertará distintas emociones, especialmente a los que ya conozcan la película protagonizada por Julie Andrews, pero esta mágica obra llena de nostalgia acrítica le sobra encanto y peca un poco de la falta de imaginación.
Puntaje: 6,5/10

Federico Perez Vecchio

Atención: está nominada en varias categorías de los Oscars.


Trailer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: