Estreno: Crítica de "Gracias Gauchito" (2018) de Cristian Jure

gracias_gauchito

Director: Cristian Jure
Reparto: Jorge Sienra, Diego Cremonesi, Dani González, Lali González
Países: Argentina-Paraguay
Año: 2018
Duración: 100 min
En tiempos de Los Vengadores y La Liga de la Justicia, el director y guionista Cristian Jure trae a un héroe popular argentino a la gran pantalla para contar su historia: Antonio Mamerto Gil Núñez, alias el “Gauchito Gil”, uno de los santos paganos más conocidos de nuestro país.
Rodada completamente en Paraguay, la historia es una adaptación del libro Colgado de los tobillos, de Orlando Van Bredam, donde el cineasta, que viene de dirigir Pepo, la última oportunidad y Alta Cumbia, apuesta por una aventura épica con tintes de western y una impresionante puesta en escena y despliegue visual.
La trama, que está envuelta entre la historia y el mito, cuenta la vida del “Gauchito” (Jorge Sienra) desde su infancia, marcada por la desgracia, la injusticia y el dolor. Cuando su padre muere en la guerra, su hermana es secuestrada y desaparecida, y su familia expulsada de su tierra, Gil decide al inicio de su juventud unirse en la tropa de Zalazar (Diego Cremonesi), un militar astuto al servicio de las causas de turno. Como marco de esto, se cuenta parte de la historia argentina de la época, como la encarnizada y violenta lucha entre unitarios y federales y la Guerra de la Triple Alianza, entre otros acontecimientos.
En una entrevista, Jure reconoció que debió “construir su historia a partir de un pasado imperfecto, porque del Gauchito se sabe muy poco, todo lo que hay son relatos orales”. Su primera idea fue realizar un documental, pero la falta de información y el carácter mítico y de leyenda de la vida del Gauchito lo llevaron a rodar esta ficción.
Pero además de la historia, el sentido cinematográfico al estilo “Hollywood” que Jure -antropólogo de profesión- le impregna al relato es un gran protagonista de la película. La cinta avanza con un ritmo narrativo muy tenso, que no te permite aburrirte en ningún momento. A esto se le suma una gran fotografía con tonos bien cuidados, una envidiable puesta en escena y una banda sonora acertadísima que incluye ritmos como chamamé y cumbia. Vale decir que éstos están modificados, y se deja oír a través de los teclados furiosos de Gustavo Ferrer, miembro de la banda “Amar Azul” y encargado de la música.
Las actuaciones también son para destacar. Sumado al trabajo de Jorge Sienra, que lleva bien esa actitud de hombre de pocas palabras de su personaje, mencionamos a Diego Cremonesi como Zalazar, a quien ya hemos visto en la segunda temporada de El Marginal y en el filme El Potro, lo mejor del amor, que aquí está genial.
La película también nos presenta algunos detalles atemporales, como si quisiera conectar con la actualidad algunas cuestiones del pasado, y a pesar de tener algunas escenas que desentonan con la historia, Jure logra juntar de manera excelente la vida de Antonio Gil y la creación de su mito. Una película muy recomendable para conmoverse y conocer más acerca de esta figura religiosa, de fuerte devoción popular.
Puntuación: 7,5/10
Federico Perez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: